Bari, una antigua ciudad que espera ser descubierta.

Siempre vale la pena hacer una excursión para perderte por el casco histórico de Bari, un popurrí de calles que conforman quizá el lugar más peculiar por el que podés pasear durante el viaje. Situado en el extremo más alejado de Corso Cavour, este laberinto de pasajes interminables que atraviesan patios y arcos fue diseñado originalmente para proteger a los habitantes del viento y confundir a los posibles invasores.

Llegando al corazón del casco histórico de Bari vas a encontrar la Basílica de San Nicolás, consagrada en 1197 para custodiar las reliquias del santo que habían sido saqueadas un siglo antes del sur de Turquía y llevadas a Bari por el Mediterráneo. La verdadera belleza de la iglesia radica en su mampostería, pero lo mejor es el trono episcopal del siglo XII ubicado detrás del altar, una hermosa obra soportada por pequeñas figuras que parecen sufrir bajo su peso.

Destinos

Conocé las siete ciudades que podrás visitar en este exclusivo Crucero que queremos compartir con vos, y empezá a vivir los frutos de tu esfuerzo.